¿Qué es un Inverter?

¿Qué es un Inverter?

En muchas ocasiones es común ver a gente referirse a aparatos de aire acondicionado como “inverters”. Es tan común que por defecto ya asociamos esta terminología a cualquier aire acondicionado, y aunque los inverters se utilizan muchísimo hoy en día, no todos los aires acondicionados son inverters. A continuación explicamos el porqué.

 

el concepto de inverter a qué hace referencia

El concepto de inverter hace referencia a una tecnología concreta y no a los aparatos de aire en sí. La principal diferencia de esta tecnología en relación a los aires que no la utilizan es que en los inverters, la velocidad a la que trabaja el compresor se regula automáticamente dependiendo de la temperatura deseada. En los NO inverters, por el contrario, el compresor siempre funciona a la máxima velocidad.

Las ventajas de este sistema son bastante claras y significativas de inicio. La vida útil del compresor se puede ver incrementada notablemente ya que no ha de trabajar siempre al límite de sus capacidades. El aumento de la vida útil de un aparato tiene unas implicaciones ecológicas que cada vez van cobrando más importancia en tiempos de cambio climático.  Al trabajar generalmente a menos intensidad, también puede implicar un considerable ahorro energético, cuyos efectos se acaban notando en el recibo de la luz y como consecuencia también en el bolsillo.

Otra ventaja a destacar es que pueden funcionar más silenciosamente, debido a que no se tienen que encender y apagar constantemente para soplar aire y mantener la temperatura. Basta con un suave funcionamiento continuo para evitar subidas o bajadas bruscas de la temperatura.

No obstante, hay un par de cosas a tener en cuenta cuando elijamos un inverter para climatizar nuestro negocio o hogar. Tener un solo aparato para climatizar muchos metros cuadrados significa que el inverter estará trabajando siempre al máximo para mantener la temperatura, anulando muchos de sus beneficios. Otra es que conviene no apagar el aparato durante muchas horas y dejar que el espacio se enfríe o caliente en exceso, ya que cuando necesitemos recuperar la temperatura deseada, el aparato tendrá que trabajar al máximo para restablecerla.

En Optimfred aconsejamos que la mejor opción es tenerlo encendido y trabajando a bajo ritmo para evitar que las temperaturas se alejen demasiado del rango ideal, y así disfrutar de los beneficios que nos ofrece esta tecnología.