Aires acondicionados y contaminación

Aires acondicionados y contaminación

En los países mediterráneos como el nuestro, donde las temperaturas suelen acercarse habitualmente a los 40º durante los meses más cálidos, los aparatos de aire acondicionado se han convertido en una inversión imprescindible para viviendas, negocios, e industria. Más de un 49% de los españoles ya dispone de algún sistema de climatización, y este número se eleva considerablemente en las regiones más calurosas, casi alcanzando el 100%.

Con esta acogida tan significativa de sistemas de climatización, una duda habitual es hasta que punto los aparatos son perjudiciales para el planeta, y si se están desarrollando nuevas tecnologías para aumentar su sostenibilidad y reducir su impacto medioambiental.

La contaminación de los aires acondicionados

El primer punto que puede ser considerado contaminante es el consumo de energía de las unidades de aire acondicionado. La energía que consumimos puede estar generada mediante varios métodos, algunos altamente sostenibles como la energía eólica, hidroeléctrica, o solar, y otros más contaminantes como la energía nuclear o la generada mediante combustibles fósiles.

Los ciudadanos no tenemos el control para decidir de dónde proviene la electricidad que consumimos, por lo tanto es probable que haya un porcentaje de ella que proviene de fuentes contaminantes. La realidad de esta situación es que debido a esto, cualquier aparato que consuma energía puede ser considerado contaminante, incluso los aires acondicionados.

El segundo punto hace referencia a los gases fluorados o hidrocarburos halogenados. Estos gases, debido a que son dañinos para la capa de ozono y contribuyen al calentamiento global, están altamente regulados por la administración, y su manipulación requiere de empresas cualificadas y con los permisos necesarios.

Si un aparato de aire acondicionado está bien mantenido mediante revisiones periódicas por una empresa cualificada, y al final de la vida útil del aparato se siguen los pasos adecuados para reciclarlo mediante un gestor especializado en el reciclaje de estos equipos, la huella medioambiental de los aparatos de climatización se ve altamente reducida en comparación a los beneficios de salud y bienestar que aportan.