HUMIDIFICADORES INDUSTRIALES: Aspectos fundamentales para regular la humedad ambiente

HUMIDIFICADORES INDUSTRIALES

29 Ago HUMIDIFICADORES INDUSTRIALES: Aspectos fundamentales para regular la humedad ambiente

Las características de ciertos espacios, especialmente cuando hablamos de lugares residenciales o industriales, están continuamente sujetas a cambios estacionales que alteran la humedad relativa presente en el aire que respiramos.
Esta variable provoca cambios en la sensación térmica, generando un exceso de agua, o por el contrario, un ambiente demasiado seco. Para evitar estas situaciones incómodas, necesitamos deshumificadores o humidificadores industriales, según sea el caso que debamos tratar.

Aire muy seco

Si bien el exceso de humedad (que debe oscilar entre 40 y 55%) dentro de una empresa es perjudicial para la salud en general, la sensación de confort, la productividad, las materias primas, productos manufacturados, entre otros; la falta de humedad también tiene sus propias consecuencias negativas dentro de la dinámica organizacional.

Entre sus efectos más comunes, podemos destacar: resequedad en la piel y en los ojos, dificulta la respiración, provoca faringitis y más. Asimismo, afecta el mobiliario de madera, hace que la pintura o el papel pintado se desprendan, agrieta los muros y produce electricidad estática; lo que a su vez resulta inconveniente cuando se poseen equipos electrónicos sensibles y costosos.

Soluciones

Para evitar estos problemas, puedes hacer uso de humidificadores industriales que están diseñados específicamente para controlar el nivel de humedad relativa en cualquier ambiente cerrado. Los mismos poseen un depósito de agua cuya capacidad dependerá de la extensión de la nave o el espacio que deber ser humedecido. Por lo general, el cálculo de llenado de un ambiente es de 10 metros cuadrados por cada litro de agua depositada.

Hoy toda clase de humidificadores industriales, entre los que podemos destacar los siguientes:

– Ultrasónicos: Golpean el agua con ondas de alta frecuencia, generando vapor frío. Son silenciosos, regulables y consumen poca energía.
– Evaporativos: Usan un depósito de agua fría para generar humedad y luego liberarla mediante un ventilador.
– Centrífugos: Poseen un pulverizador que produce una niebla que se absorbe rápidamente. Consumen poca energía.
– Atomizantes: Pulverizan el agua de 1 a 1,5 micras, facilitando la absorción en el ambiente.
– Vapor por resistencias: Producen vapor mediante resistencias eléctricas que están sumergidas en un tanque de acero inoxidable.

Como has visto, existen distintas opciones y razones para seleccionar un humidificador industrial que se adapte a las necesidades de tu empresa. Y como recomendación final, resulta fundamental contar con asesoramiento profesional, normativo y oportuno que te ofrezca soluciones concretas a tus problemas ambientales.

Confía siempre en optimfred.com!!